top of page

Plantando semillas de fe!

¡Todo es posible!

Cuando me preguntan sobre el futuro de Impacto, y empiezo a contarles lo que sueño y veo, a menudo los que me escuchan dicen algo así: tienes una visión muy grande. Normalmente no me doy cuenta de que tamaño es mi visión o lo difícil o grande puede ser lo que sueño. Y creo que esa manera de ver las cosas ha venido de lo que yo vi y aprendí de mi mama y papa.

Quiero contarles las cosas que pasaban en mi casa, mi mama hacia que nuestra vida girara en rededor de las actividades de la iglesia, ella estudio para secretaria en el Colegio Palmore, en la Ciudad de Chihuahua, pero siempre se dedicó al hogar. Ella hizo que su trabajo de mama de 6 hijas y 3 hijos fuera su primera profesión. Por otro lado, mi papa, su rol era trabajar y mantenerse ocupado en sus negocios, él era un artista, un pintor que hacía desde retratos, publicidad, casas y todo lo que necesitara pintura (no recuerdo algún día que mi papa nos acompañara a la iglesia).

Pero, aunque aparentemente los mundos de mi mama y papa estaban separados, creo que los unía un deseo continuo de ayudar a los demás. Por un lado, mi mama cuidaba, alimentaba, y vestía a quien tocara la puerta de la casa. A pesar de que mi mama nunca anduvo en las casas o haciendo visitas, se corría la voz en el barrio que mi mama era generosa y siempre disponible a dar lo que estuviera en sus manos desde un consejo, plato de comida o una oración.

Pero mi mama era la aliada en los sueños de mi papa, normalmente las ocurrencias de mi papa giraban en espacios mas grandes, como organizar una semana para los reos de la ciudad (el creo una semana donde se les visitaría y llevaría ayuda y comida a los reclusos de la penitenciaria). Mi mama brindaba las conexiones con las iglesias, ayudaba a preparar los alimentos y lo que se fuera a necesitar para celebrar con los reos de esa dicha semana.

Otras de las ideas de mi padre era organizar festivales del día del niño, consiguiendo los estadios deportivos y muchos patrocinadores para tales eventos. Mi mama aliada en sus ideas se encargaba de los detalles y de lo que a mi papa le hiciera falta. Otras de las ideas y celebraciones eran: El día las madres, navidad, o reconocimientos a los deportistas y cualquier clase de ayuda que la comunidad pudiera necesitar.

Hay algunas cosas que quedaron como huellas en mi corazón, la fe de mis padres, de alguna manera ellos se arriesgaban al hacer cosas para ayudar a otros, Dios me permitió ver como ellos ponían sus recursos y como Dios fue fiel para multiplicarlos.

Recuerdo una noche cuando era niña, ya todos en cama y de pronto mi hermana que oía la radio antes de dormir, pego un brinco y corrió a la recamara de mis padres. “Mama el tren se descarrilo y los pasajeros se han quedado en la estación, tienen frio y hambre dijo mi hermana”. Mi mama nos levanto a todos: Vamos a la estación cargo con tortillas, café y salsa picante, cobijas y ropa que ella tenía extra, esa noche alimentamos a los pasajeros de ese tren y aprendí que Dios es quien multiplica, quien usa los recursos, que lo que tienes en tus manos es suficiente cuando dejas que Dios lo use.

Las semillas de la fe fueron sembradas en mi corazón desde niña, las acciones aventuradas y generosas de mis padres, me ensenaron a confiar en Dios y a vivir una vida de fe.

Me imagino que mis padres nunca estuvieron consientes de como influenciarían mi vida y mi ministerio sus acciones, su generosidad y fe que ellos modelaron para mí.

¿Cuáles semillas fueron sembradas en tu corazón en tu niñez?

¿Como tu hoy estas influenciando la fe de los que están a tu alrededor?


138 views0 comments

Comments


bottom of page